Select Page

Un dia en San Cristobal

by | Aug 15, 2019 | Founder

La verdad mi experiencia en San Cristóbal fue un tanto extraña, no porque haya sido incómoda, molesta o fuera de lugar. Fue muy llamativa en muchos aspectos, si, la situación actual no ayuda, y muchas personas que conocí allí me decían “Ojala la hubieras visto en sus días de gloria”, pero para mí, fue una experiencia bastante gratificante y sorprendente, no creo exista otro lugar como aquí.

Lluvia

Aquí llueve bastante, pero no es molesto, la verdad es muy agradable, no es como esas típicas ciudades o pueblos en los que cuando llueve todo se apaga, no, aquí la lluvia es sagrada en cierto punto, gracias a un amigo que me hice aquí pude entender el porqué.

“Nos encantan los climas fríos, antes solía ser bastante frio en esta ciudad, pero bueno, aquí cuando llueve se tiene una pequeña tradición de tomar agua miel, chocolate caliente, café, y siempre es mejor hacerlo acompañado, pero no de una persona, sino de una buena rodaja de pan dulce, no hay nada que se compare, pero claro, con la compañía de un conocido es aún mejor”

Una cosa fue escucharlo, otra cosa fue experimentarlo, la verdad es que es hipnotizante,  Comer una rodaja de pan dulce con café con leche, vaya, me parecía una merienda de ensueño, la verdad que lo era, probar el agua miel fue bastante sorpréndete, pude sentir como mis papilas bailan la danza de la lluvia dentro de mi boca, es una experiencia que me gustaría repetir de nuevo. Pero como todo en esta ciudad y entorno es fuera de lo normal, paso algo sorprendente, salió el sol, pero fue extraño, era un sol picante, fuerte, bastante brillante, en cuestión de segundos, cuando todo estaba nublado, tan nublado que parecía de noche, pero aún seguía lloviendo, la lluvia aún seguía presente, “Eso siempre pasa, el clima aquí es loco, no te preocupes”, apenas llevo 12 horas acá y ya me he sorprendido demasiado, jamás había visto un cambio de clima como este, fueron solo cuestión de segundos, no sé si me entiendan, pero, aun me siento atónito al respecto.  Completamente sin palabras.

Su historia 

 La zona donde actualmente se asienta San Cristóbal era habitada desde el 5000 a. C. por grupos humanos semi nómadas con una organización social simple regida básicamente por nexos familiares, sin poder central establecido. Hacia el 1500 a. C. ya se organizaban en pequeñas aldeas de construcciones livianas y practicaban una caza muy desarrollada, recolección de frutos y raíces, construían diques y hacían uso de la tala y la quema en sus sembradíos, cuyo principal rubro era el maíz. En este período se desarrolló la elaboración de cerámica destinada a usos muy variados como vasijas, algunas de ellas de color rosáceo y otras blancas con trazas de color rojo; platos, figuras antropomorfas, urnas funerarias piriformes y platos gigantes donde se supone servían sus alimentos durante algunas ceremonias.

Desarrollaron la industria del vestido en comparación con las demás tribus del país, utilizando el algodón y el fique que ellos mismos cultivaban; existían “mohares” una especie de sacerdotes, brujos o médicos que dirigían los actos religiosos y la curación de enfermedades. Veneraban al sol, la luna, las serpientes, lagunas, páramos, las cumbres y los fenómenos meteorológicos. Veían malos presagios en el arco iris, pues creían que su influencia era maléfica. Entre sus ritos sociales practicaban el matrimonio y el duelo por el familiar fallecido; los varones seleccionaban a su cónyuge por sus habilidades en la manufactura de prendas de vestir, su buena salud y por su robustez. Cabe destacar que en el valle de San Cristóbal convivían tribus procedentes de las 2 grandes familias que habitaron la Venezuela precolombina; los Arawaks y los Caribes. Representados por las tribus Simaracaes hacia el sector de Santa Teresa; los Táribas hacia el norte de la ciudad, y los Teucaras en el sector Barrio Obrero, Barrio Sucre y La Concordia. Los Jirajaras habitaban el sector que en la actualidad lleva su mismo nombre. La nación de los Tororos, Quinimaríes y Azua se establecieron al extremo sur de la ciudad y estas eran tribus aliadas, convivían en una aldea llamada Cania, que fue la que consiguieron los conquistadores a su llegada al valle en el año 1547.   

Leer sobre su historia antes de la llega de los conquistadores y la era colonial de la ciudad era muy interesante, pero no hay necesidad de hablar sobre el pasado para tener datos interesantes, en la actualidad también hay historia, pero una un tanto más tenebrosa. Gracias a una gran escritora llamada Lolita Robles, que en paz descansé, de que la ciudad tiene grandes historias a cada vuelta de la esquina, en una colección de historias llamada “Las leyendas del Táchira” aprendí que la ciudad tiene relatos Reales sobre acontecimientos que sucedieron hace años, te recomiendo leer esta serie de libros, y aun mas, visitar los lugares en donde sucedieron estas historias, aparte de las escritas, esta una muy curiosa, se llama “El Silbón”, es una historia muy llamativa en mi parecer, tiene tres versiones, aunque ninguno sabe cuál es la verdadera, pero aquí no son historias, son hechos, son acontecimientos, mucha gente de los páramos afirman haberlo visto, toda la ciudad y estado afirman que existe, y que aun ronda en la actualidad, te recomiendo informarte un poco más sobre estos relatos, cuentos, acontecimientos, etc.. Lo importante es que lo hagas, y si te metes mucho en ellos, serás como yo, querrás saberlo todo, visitar los lugares y hablaras al respecto con cualquiera que veas, como yo lo hice.  

Aquí hay mucho por ver, y eso que no he hablado acerca de “La loma del viento” ni de “El Chorro del Indio”, ni sobre los “Paramos”, hay mucho de qué hablar, tantas cosas, tantas historias, la comida, las personas, aún falta tanto, siento que alargare un poco mi visita en San Cristóbal, aún faltan muchas cosas por ver y quiero verlas, muchas cosas te dejan sin habla. Y eso que apenas llevo 12 horas de mi arribo a la ciudad, algo me dice que este viaje será inolvidable. 

Espero me acompañes para la próxima edición, ire a Las Lomas del viento, estoy bastante emocionado de ir, quiero probar las míticas fresas con crema de las que todos me están hablando. 

¡Que tengas un gran fin de semana querido lector!, espero leas mi próxima aventura

Escrito por Santy Gomez